17 Sep

Solución Universal Autoconsumo Energy CcM, más que un sistema de monitorización, una inversión de futuro. 

Energy CcM

       En Energy CcM apostamos por soluciones innovadoras para mejorar el mercado actual de la monitorización del autoconsumo fotovoltaico. Nuestra propuesta es salir del esquema rígido que proponen los fabricantes de inversores, con un sistema que sea capaz de reunir, en una única plataforma, la gestión de todas las plantas. Además de permitir ampliar y mejorar cada instalación en el futuro, sin alterar la obra inicial y usando los mismos equipos ya instalados, independientemente de la tecnología utilizada antes y después.

 

       Hoy lanzamos nuestro sistema llamado Solución Universal de Autoconsumo con el objetivo prioritario de servir a los intereses de clientes y usuarios finales, instaladores y distribuidores de productos fotovoltaicos, e incluso a las propias empresas comercializadoras de la energía

 

 

       En Energy CcM siempre nos ha preocupado de forma prioritaria, las medidas de ahorro y de eficiencia energética que piden los clientes, y que por ende, hay que facilitar a los operadores que intervienen en su diseño y ejecución.

 

 

      Una instalación fotovoltaica pudiera ser considerada como el primer paso de una política de eficiencia energética, pero en realidad no lo es. Por si sola es una medida de ahorro en el coste de la energía y con evidentes beneficios medioambientales.

 

 

      Implementar una verdadera política de eficiencia energética en una vivienda o edificio, basada o soportada en autoconsumo fotovoltaico conlleva culminar un proceso integral que va más allá del ahorro económico que supone la propia instalación. Por tanto, hacer eficiencia energética y optimizar la rentabilidad de la inversión requiere de tres pasos secuenciales en el tiempo y que básicamente resumimos a continuación. 

 

 

1.    El primer paso una vez terminada la instalación fotovoltaica, es conocer cuánta energía consume el edificio según su procedencia, es decir, cuanta energía se consume de la red y cuanta de la generada por nuestra instalación fotovoltaica es aprovechada. Esta primera cuestión es común que pueda responderla el software que proporciona el fabricante de inversores con su sistema de monitorización, completado con un medidor del consumo de red.

 

 

       O bien, podemos responderla usando la solución universal de CcM. Nuestro sistema proporciona una solución más precisa y completa. Además de todos los datos proporcionados  por el inversor, conocemos todas las variables eléctricas que aportan nuestros medidores/analizadores de red. De igual manera, tenemos la posibilidad de establecer y monitorizar tanto las alarmas del propio inversor como de los parámetros de la instalación. Por tanto, el análisis del consumo y de la generación es global, detallado y permite un análisis integral de la instalación, mejorando las soluciones de los fabricantes de inversores.

 

 

2.    Una vez conocido cuanto se consume en el edificio y de donde proviene la energía (% de generación y % de red eléctrica), un segundo paso necesario para hacer política de eficiencia energética es saber dónde y cómo se está utilizando la energía consumida. Es decir, quién, cómo, dónde y cuando se consume esa energía en tu casa, edificio, negocio o industria para optimizar el uso, adaptando los hábitos de consumo en los momentos en los que la energía es propia y sin coste. Estamos hablando de submetering o desfragmentación de consumos internos. Esta respuesta no la puede dar el software que proporcionan los fabricantes de inversores.

 

 

      El sistema CcM es escalable y ampliable desde la fase inicial, sin instalaciones adicionales, permitiendo conocer los consumos pormenorizados de cada parte de la instalación y visualizarlos en la misma plataforma, tanto los valores básicos de la curva de autoconsumo (consumo de red y generada), como los consumos internos fragmentados (Submetering). 

 

 

3.    Una vez disponemos de la información fragmentada en un periodo de tiempo suficiente para hacer aproximaciones de conducta, ya sí se puede aplicar una política de eficiencia energética REAL. Para esto hay que cambiar hábitos, procesos y ordenarlos por medio de la gestión eficiente de cargas. Se puede entonces abordar su automatización programando la lógica que los gobierne por un equipo inteligente.

 

 

       Hemos diseñado nuestra solución para que con el mismo equipo CcM que se utilizó en el momento de la instalación para monitorizar la instalación fotovoltaica, se puedan llevar a cabo los tres pasos para ejecutar las medidas de eficiencia energética con el menor coste posible y de forma sencilla, práctica y versátil.

 


       En consecuencia, el Sistema Universal de Autoconsumo de Energy CcM da respuesta a los tres  pasos necesarios para una aplicar una verdadera política de eficiencia energética: ahorro e información detallada y precisa, submetering y reducción de consumos (más ahorro) y por último, gestión eficiente de la energía consumida e inclusive desfragmentación de costes productivos, control de procesos, automatización y lógica de consumos (más ahorro aun), tanto a un nivel doméstico cuanto más en una instalación de mayores consumos internos y número de procesos como puede ser un edificio comercial o planta industrial.

 

       Esta solución es compatible con todas las marcas de inversores, es equiparable en precios con la mayoría de soluciones promovidas por ellos y sin embrago permite convertir tu vivienda, negocio o fábrica en un sistema de análisis y gestión integral e inteligente que posibilita ampliaciones y mejoras en el futuro que con seguridad van a demandar los clientes.

 

 

       Ventajas del Sistema Universal de Autoconsumo propuesto para los diferentes actores en este proceso de realización de políticas de eficiencia energética.

 

 

Ventajas para el cliente Final:

 

•    Enfoque bi-conceptual en el balance de autoconsumo a diferencia del sistema de los fabricantes de inversores que solo supervisan generación y miden (opcional) consumo de red. Con el sistema CcM medimos ambos componentes con igual prioridad.
•    Conocer con máxima precisión y en tiempo real su consumo de red, monofásico y trifásico por fases. 
•    Generar alarmas y disponer de un análisis de su consumo y de su acometida de red, conocer la calidad, desfases, energía reactiva, factor de potencia, armónicos, etc. 
•    Aumentar su ahorro económico con políticas de eficiencia energética de forma sencilla y práctica, sin instalaciones adicionales, pudiendo hacer  ampliaciones económicas en el tiempo  para monitorizar los puntos de interés.
•    Anticipar el conocimiento de su factura y del vertido a la red de forma muy precisa, y en consecuencia, el ahorro obtenido y el importe de las compensaciones a percibir por la comercializadora.

 

Ventajas para el instalador:

 

•    Gestionar todas la instalaciones fotovoltaicas de cualquier tipo (aisladas, con volcado a red, trifásicas o monofásicas, con variadores o con inversores) en una única aplicación y con cualquier marca de inversor o inversores.
•    Tener una supervisión unificada de todas ellas y la posibilidad de establecer filtros de búsqueda por potencia, tipología, geográfica, con baterías, recarga vehículo, etc., sin la necesidad compleja y trabajosa de conocer varias aplicaciones de diferentes marcas de inversores. 
•    Disponer de la misma instalación en todos los escenarios y los mismos procesos comparativos en cada caso.
•    Proponer ampliaciones y mejoras de la instalación sin modificar ni alterar los equipos de la instalación inicial.

 

Ventajas para el distribuidor:

 

•    Supervisar sus instalaciones y dar soporte técnico por medio del centro de control virtual. 
•    Permite ampliar su argumentario de ventas y dar más contenido a su estrategia comercial para facilitar el trabajo de los instaladores.
•    Proporcionar herramientas de eficiencia energética reales en futuros contactos con los clientes finales sin alterar la instalación básica inicial.

Ventajas para las comercializadoras. 

•    Disponer de la información en tiempo real del consumo y vertido a la red de los clientes, y por tanto anticipar los importes de consumo y compensación por vertido a la red de los clientes el periodo de facturación sin esperar a recibir los datos de lectura del contador por parte de la distribuidora, pudiendo así calcular los flujos de caja o costes mensuales por adelantado.
•    La gran precisión de nuestros equipos en la medida del consumo y la energía vertida a la red, espejo del contador fiscal, les permite prestar servicios de eficiencia energética a los clientes sin miedo a diferencias sustanciales entre la medida del consumo facturada y la que pone a disposición del cliente a través de medidores..